Porqué NO necesitas un cátering ecológico para tu boda sostenible.

¿Necesito un cátering ecológico para mi boda?

La respuesta es no.


Vamos a matizar esta respuesta, ya que a primera vista puede parecer contradictorio realizar un boda sostenible y que el cátering no sea ecológico.
Para empezar, si escoges un cátering ecológico ¡genial! Pero hay varios problemas. El principal es que existen muy pocos cáterings especializados en ser ecológicos, es decir que su producto sea 100% orgánico. Entonces, si realmente encontramos uno que nos encanta y que cumple con todos nuestros requisitos pero resulta que está a 150 km del lugar de la boda, estamos siendo contradictorios, ya que todo el desplazamiento de éste, al final creará una huella de CO2 importante.
Así que tenemos que optar por un cátering que esté relativamente cerca del lugar del evento. ¿Pero que hacemos si no existe ninguno que sea 100% ecológico?

Fotografía by Brooke Lark


Aquí reside el quid de la cuestión, y es bien sencillo, pero significa TIEMPO (y ya sabemos que es un bien muy escaso).
Primero tenemos que realizar una primera búsqueda de proveedores cercanos, sin fijarnos en si trabajan con productos ecológicos. Cuando tengamos escogidos estos cáterings que se encuentran cerca y que se ajustan a nuestro presupuesto, entonces viene la criba.
Necesitamos tener reuniones con cada uno de ellos y explicarles lo que buscamos y si se pueden adaptar a ello.
La siguiente pregunta seria, ¿y que buscamos? Pues a no ser que seáis veganos o vegetarianos (y queráis que vuestra boda también lo sea) lo que buscáis es un menú que sea lo más sostenible y natural posible. Vamos por puntos:
– Lo primero es que trabajen con un producto de proximidad y de temporada: esto no tiene que significar que el cátering siempre lo haga, sino que en vuestra boda, queréis que la materia prima sea cultivada en km0.
– En este punto, nos podríamos plantear también la siguiente cuestión y es que, ¿el producto de km0 también tiene que haber estado cultivado orgánicamente, es decir, sin pesticidas, ni grandes producciones, etc. ?

Fotografía by Saile Ilyas

En realidad este es un tema complexo, ya que existen estudios que demuestran que, lo que en el primer mundo conocemos cómo agricultura ecológica y orgánica, dónde no se utilizan grandes maquinarias ni productos químicos, en realidad no tiene nada de ecológico, ya que estos cultivos, al ser pocos trabajadores y realizar los trabajos sin máquinas más automatizadas, crean un residuo mucho mayor de CO2 que la agricultura que conocemos hoy en día. En este estudio también revelan que una agricultura ecológica en el mundo no sería sostenible, ya que necesitaríamos muchísima tierra para cultivar y aún así no podríamos generar tanta comida para todo el mundo…Si quieres lee más sobre el tema aquí te dejo el artículo de la revista Newscientist. Así que, cuando os informéis bien del tema, cread vuestra opinión y solo os quedará decidir que queréis hacer con esta cuestión.
– El tercer punto es muy importante y es saber si el cátering, esta dispuesto a minimizar los residuos que se crearán, al máximo. Por ejemplo, si sois cerveceros y queréis que en el aperitivo repartan cervezas o tenéis pensado preparar una de esas bañera vintage llena de hielo y cervezas, parad un momento y pensad en la cantidad de latas y botellas de cristal que estaréis utilizando. ¿Y si en vez de eso colocamos un surtidor de cerveza bien bonito y dejamos que los invitados se sirvan ellos mismos? Evidentemente dejaremos unos vasos de cristal o cualquier material reutilizable, para que puedan servirse y ¡veréis lo bien que se lo pasan!
Evidentemente, el cátering tiene que estar dispuesto a utilizar material reutilizable, nada desechable como las servilletas de papel, o los palillos, pajitas…

Fotografía by Rithwickpr


– El último punto es el tema de los residuos orgánicos que quedarán después de una boda. Lo mejor son las boda sin aperitivo de pie y con platos principales para cada comensal, ya que se generan menos desperdicios. Pero si no queremos renunciar al aperitivo o incluso a una boda de cóctel entera (como sería mi caso!) tenemos varias opciones: una es la de repartir, al final de la boda unos tuppers a los invitados con los restos del aperitivo, pero aquí tenemos que tener en cuenta qué tupper utilizaríamos y el hecho que muchos cáterings no estarían dispuesto, ya que podría haber una contaminación de su producto y serían ellos los responsables. La mejor opción, desde mi punto de vista, es contactar con un comedor social, seguro que en tu pueblo o ciudad tienes uno. Para evitar cualquier contaminación y que el cátering no sea responsable de nada, algunos de estos comedores sociales se encargan de ir a recoger la comida sobrante, con su furgoneta, al terminar la boda. Así no desperdiciamos la comida, no creamos residuos y realizamos un bien social.

Después de realizar las pertinentes reuniones con los cátering y ver cuál esta dispuesto a trabajar con nosostros, podremos decidir con cual nos quedamos.

Fotografía by Stephanie Studer

Como te he contado al principio no es difícil tener una comida ecológica en tu boda, pero como has visto, requiere de mucho tiempo y dedicación encontrar el cátering perfecto.
Este es el trabajo que realizará tu wedding planner, ella o él puede realizar todas estas búsquedas, igual que las reuniones y planteará al cátering todas vuestras preocupaciones, preparará y estudiará todo esto y vosotros solo tendréis que escoger el cátering final.

Si necesitáis ayuda con todo este proceso o queréis que os asesoremos, sólo tenéis que contactarnos y estaremos encantados de ayudaros!

Cuéntame, ¿Cómo lleváis el tema del cátering? ¿ Qué es lo que más os preocupa?

¿ Eres consciente del impacto de tu anillo de boda?

Cuando nos planteamos la compra del anillo de compromiso o de las alianzas, a muchos de nosotros ni se nos pasa por la cabeza el impacto ecológico que tienen estas compras, ya que es difícil estar al corriente de cómo trabajan todas las empresa (ya que muchas de ellas no son nada transparentes) ni de dónde proceden los materiales, ni cómo se han obtenido estos.

Pero creo que es muy interesante que nos planteemos cada una de nuestras acciones y para esto estamos las/os wedding planners, para invertir horas de búsqueda en proveedores. Y si además hablamos de diseñar una boda sostenible, aún es más complejo.

Fotografía by Xavier Pearson

En el post de hoy vamos a descubrir cuáles son los mayores problemas de la industria de la joyería y os daremos alternativas y proveedores que trabajan para reducir la huella humana en el medio ambiente.

Para empezar tenemos que focalizar la mayor problemática en los materiales: el oro y los diamantes.

El mayor problema del oro es su extracción, ya que para obtenerlo se realizan enormes cráteres en la tierra, dañando de esta manera el ecosistema de la zona. Además en muchas ocasiones utilizan químicos, contaminando ríos, suelo y aire.
Otro factor a tener en cuenta son los conflictos con las comunidades indígenas, que se ven forzadas a desplazarse para poder sobrevivir.
Una vez extraído el oro, la empresa minera, se va y deja el lugar con enormes cráteres y con una tierra inservible para la agricultura local.

Fotografía de Antonia Delvalle

El otro gran problema es la industria del diamante, ésta es más conocida por culpa de los grandes conflictos con la explotación humana, los famosos “diamantes de sangre”. La extracción de estos diamantes se realiza violando los derechos humanos para poder financiar conflictos armados (ya que se realizan en países con conflictos políticos y bélicos.) Para terminar con todo esto, se reunió el Consejo Mundial del Diamante y crearon el llamado proceso Kimberley, que en teoría, es un certificado que garantiza que los diamantes no han sido extraídos por rebeldes para costear los conflictos bélicos. Hoy en día el 99% de los diamantes existentes son libres de estas prácticas pero, según Naciones Unidas, queda mucho por hacer.
Igualmente, la industria del diamante no es ecológica, ya que se crean unas 20 toneladas de residuos tóxicos en su industrialización.

Fotografía by https://amigosdesierraleona.com

Sabiendo todo esto, quiero mostrarte varias alternativas mucho más sostenibles y seguro que te enamorarán.

· Apostar por joyería artesana ecológica. Ya son muchos los artesanos joyeros que apuestan por una joyería sostenible. Puedes preguntar al joyero de tu barrio, suelen ser mucho más transparentes que las grandes marcas. Si no tienes ninguno en tu localidad que te convenza, aquí te dejamos algunos, que puedes “bichear” por internet y posteriormente contactar con ellos: http://www.jorgerojas.com, martaoms.com.

· También puedes apostar por joyeros que trabajan con materiales completamente reciclados. Por ejemplo oro reciclado de otras joyas o incluso algunos artesanos que trabajan con oro y bombillas fundidas.

Fotografía by Paul García

· En cuanto a los diamantes, cada vez son más los novios que escogen otro tipo de “brillante”, apostando por piedras preciosas comercializadas bajo certificación de buenas prácticas, como es el caso de las minas de Zultanita (Turquía).
También existen certificaciones de metales ecológicos como el Fairtrade and Fairmined Gold, que garantiza que la extracción se ha llevado a cabo de forma respetuosa con la naturaleza.
A mí, personalmente, me tienen totalmente enamorada los anillos que crea una joyera en California, son anillos de diamantes en bruto extraído en el condado de Lake, que tienen una apariencia ruda (y des de mi punto de vista, más natural y auténtica). Esta joyera la puedes encontrar en Etsy bajo el nombre de Avello.

Fotografía propiedad de Avello. (Etsy)

· La última recomendación que quiero hacerte, es la de los diamantes ecológicos, los llamados EDiamonds. Son diamantes cultivados en laboratorios gracias a la colaboración de un equipo científico que ha desarrollado un proceso en el que reproducen el ambiente climático perfecto para que los diamantes crezcan naturalmente.
Así que son diamantes libres de contaminación medio ambiental y conflictos bélicos.
Además tienen otra ventaja y es que son un 40% más económicos que los diamantes tradicionales.
Si te gusta esta propuesta, la firma española David Locco, es pionera en aplicarlo en su joyería. https://davidlocco.com

Fotografía de David Locco (anillo de 7 EDiamonds)

Creo que es importante que cada paso que realizamos en la vida, lo hagamos siendo muy conscientes.
Por eso estamos aquí, para ayudarte en cada paso que toméis en vuestra boda, asesorándote y aconsejándote en todo.


¿Que alternativa escogerías tu? ¿Te ha parecido interesante este post?

Design + styling eco weddings

Si has llegado aquí, es que estás buscando diseñar una boda o un evento único, consciente y respetuoso.

Explícanos cómo sois, que os emociona, que os imagináis sentir ese día…¡cuéntanos tus sueños!

«Nos encanta escuchar para poder salir de lo común, sorprender, emocionar.»
¡Llámanos ahora mismo al 620107342 o escríbenos a hola@arlequicreacions.com y cuéntanos tu vida!

No hay nada que nos guste más que escuchar la voz ilusionada de una novia o un novio, contándonos lo que imagina para su boda.

¡No podemos seguir así!

Después de casi 5 años dedicados al mundo de las bodas, hemos llegado a una conclusión, NO PODEMOS SEGUIR ASÍ.

Y es que cuándo empiezas a trabajar en el mundo de las bodas y las ves desde dentro, te das cuenta de la magnitud de residuos que generan…
Hasta ahora, que solo nos habíamos dedicado a la parte de estilismo y decoración de las bodas, siempre habíamos apostado para la reutilización y la restauración del mobiliario o de los elementos decorativos. Por que des de el primer momento, vimos que esto de utilizar una sola vez veinte candiles o un photocall (que lleva muchísima madera) o cien conos de papel, ¡no puede ser viable!
Así que desde un principio, tomamos la decisión de que no entraríamos en esta rueda de consumismo, que siempre que fuera posible, intentaríamos generar los mínimos residuos e intentaríamos reutilizar lo máximo posible.

Fotografía by Fotosomriu

Pero con nuestra entrada en el mundo de los wedding and event planners, nos hemos encontrado con muchos más factores que, trabajando solo en la decoración, no habíamos caído.
Y es que, sabías que en cada boda se generan alrededor de 200 o 300 kilos de basura?? Y si en España se celebran unas 160.000 bodas al año…¡hecha cuentas y alucinarás! Eso es lo que nos pasó a nosotros…por no hablar de la cantidad de comida que se tira y que en realidad está en perfecto estado.

En una boda hay muchísimos detalles que ayudan a que todos estos “residuos” aumenten…las invitaciones, los desplazamientos de los invitados, las flores, el gasto energético, ¡hasta los diamantes del anillo de pedida!

Fotografia by Onira fotografía

Y no, una boda respetuosa con el medio ambiente, no tiene porque ser más costosa que una boda “tradicional”, lo importante es conocer bien el sector, estar al corriente de todas las alternativas y sobretodo tener buenos contactos!

Casi sin pensarlo, siempre hemos tendido a una filosofía de marca muy slow wedding, pero a partir de esta temporada nos declaramos, oficialmente, ¡diseñadores de bodas conscientes y respetuosas!

Y es que estamos convencidos de que a muchísimos novios les importa mucho no deja una “huella negativa” en el mundo, sino todo lo contrario, sentirse orgullosos de haber hecho las cosas bien y dejar un mundo mejor del que se encontraron.

Así que desde aquí hacemos un manifiesto:

Si tienes unos buenos valores pero no sabes cómo afrontar el reto de diseñar una boda ecológica, llámanos!!

Estaremos encantados de conoceros y demostraros que no es más difícil que una boda tradicional ni más costoso!

Mi «Elemento»

Este es el post más difícil de escribir que he hecho hasta ahora. Quiero plasmar, de una forma muy sencilla y directa, todo lo que quiero transmitir. El problema es que nunca he sido una buena narradora, así que haré lo que pueda…

Sentía la necesidad de explicar un poco mi historia, ya que para mí fue muy revelador y, si explicando mi caso puedo inspirar o animar a alguien, me sentiré más que satisfecha (ya que en su momento, eso me hubiera ayudado a mí).

Hay muchas marcas, hoy en día, que te empujan e inspiran para que persigas tus sueños, Mrs. Wonderful, Charuca… Podría nombrar a muchísimos, pero creo que la mayoría todos los conocemos de sobra. Pero lo que no tienen en cuenta estas marcas son esas personas (de hecho millones y millones) que no han descubierto su sueño, que no saben que les apasiona, que no saben lo que les hace vibrar.

Yo era una de esas personas. Siempre me había gustado dibujar, las manualidades…, pero a nivel usuario y creo que ni siquiera como hobbies ya muchas veces prefería no hacer nada y quedarme en el sofá, que hacer algo. Creo que incluso alguien del pasado me hubiera podido describir como una persona apática, gris.

Estudié Diseño industrial y, si os digo la verdad, escogí esta carrera porque… algo tenía que hacer, ¿no? Durante toda la carrera hice lo mínimo posible, mínimo esfuerzo. Bueno todo el esfuerzo que puede hacer una persona a la que no le interesa lo más mínimo aquello que está haciendo. (Ahora, años después, me arrepiento mucho de no haber aprovechado, de verdad, todos los conocimientos que me querían enseñar.)

Hasta aquí todo normal. Lo peor empezó después de la carrera. Una vez terminada, tenía que buscar trabajo. A parte del hecho, que no había casi ofertas de trabajo en este campo, cuando me imaginaba trabajando todo el día frente un ordenador haciendo planos, renders y demás, me daba urticaria. Así que, con el panorama social que había, sumado a las pocas ganas que tenía de trabajar de aquello, no encontré trabajo de diseñadora industrial. Sin trabajo y con mucho tiempo, empecé a darle vueltas a la cabeza ¿Qué podía hacer yo? ¿Para que servía? Probé muchas cosas: abrí un blog, dibujé mucho, hice pulseras, collares, escribí historietas, empecé un curso de costura (lo dejé), empecé un ciclo de mecánica porque había trabajó de ello (lo dejé), entre otras cosas. Un sinfín de cosas que no me llenaban, que no me hacían feliz… Era cómo ir dando tumbos sin llegar a ningún sitio… Incluso recientemente hablando con mi madre, me dijo que la había tenido preocupada durante mucho tiempo.

Con todo esto me quedé embarazada, muy feliz por ello pero totalmente perdida.

Un día mi padre me comentó que había una tienda de detalles para bodas, bautizos y comuniones en mi ciudad que se traspasaba por jubilación y que había creído que como a mí me gustaban “las manualidades” me podía interesar. Aquello era la marca Arlequí, una tienda física con aire elegante pero que no iba para nada conmigo ni con mi personalidad. Pagamos el traspaso y me adentré en aquella aventura.

Bien, lo que era la tienda de detalles para B, B y C tal cuál la cogí duró aproximadamente 1 año, ya que vacié toda la tienda y la monté y diseñé a mi gusto. En este proceso me lo pasé bomba, pero cuando digo bomba, digo ¡BOMBA! Fue genial, revitalizante, un respiro, fui feliz mientras lo imaginaba, planeaba y lo realizaba. Allí empezaba a notar lo que era realmente una pasión, pero aún no era consciente de ello. Y cómo no podía ser de otra manera, eso fue el detonante para mi nueva vida. A raíz de la nueva decoración vinieron un par de novias pidiéndome decoración para su boda (¿Cómo? ¡Si yo no era decoradora! ¡Y aquello no era una tienda de decoración de bodas y eventos!) Pero dije que sí, me arriesgué aún sabiendo que podía estallarme en la cara. A raíz de aquellas experiencias descubrí un mundo apasionante para mí: ¡las decoraciones efímeras! Era fascinante diseñar una decoración temática o con un estilo o una colorimetría determinados. Pensar, estudiar, diseñar, realizar, desmontar y luego vuelta a empezar con algo nuevo. ¡Era imposible cansarse de ello! Cada boda era distinta, con un presupuesto distinto, con unos novios y gustos distintos, una aventura y un reto nuevo cada vez.

Al año y medio de abrir la tienda (después de haber invertido un buen traspaso en ella) cerré la tienda física, abrí una web, me monté mi estudio/despacho y empecé a prepararlo todo para poder ofrecer un buen servicio de decoración para bodas y eventos. Creo que mientras hacía todo esto no era muy consciente de lo que hacía, pero era cómo si una nueva fuerza interior me empujara a hacerlo… (Eso ha quedado muy trascendental, pero realmente para mí fue así.)

Mi estudio/despacho

Entonces nació ArlequiCreacions. Desde entonces sólo han pasado dos años, dos años de montaña rusa, miedos, alegrías, inseguridades, pasión…

Pero, ¿sabéis que? ¡He logrado el éxito! No el éxito empresarial (aún hay meses en que tengo que hacer malabarismos), sino el éxito personal.

Puedo decir que he encontrado mi elemento, mi sitio, mi pasión, mi proyecto, mi trabajo… Aquello que dicen de si trabajas de tu pasión, no trabajarás nunca más es una mentira enorme. Es todo lo contrario, es trabajar 12 horas al día, ya que tu “tiempo libre” también lo inviertes en ello. ¡Pero es lo más satisfactorio que existe!

Hay un libro de Ken Robinson que se titula El Elemento, si hay alguien en la sala que esté perdido, que note que su vida no es como le gustaría, lo recomiendo 100%. Este libro no os ayudará a encontrar vuestra pasión (eso es vuestro trabajo), pero si a entender porque es tan importante encontrarlo para poder VIVIR.

Después de ese momento “gurú” espero haber podido plasmar el malestar y la infelicidad que notaba antes de encontrar “mi mundo”. Y cómo, a raíz de haberlo encontrado, TODO ha cambiado.

Es aquello de cuándo te preguntan si eres feliz puedes decir sin dudar ni un sólo segundo: ¡SÍ!

Ahora mismo si pudiera hablarle a mi yo de hace 5 o 6 años le diría: Tranquila, no pares de buscar, sigue probando cosas, sigue intentándolo, sigue dándole vueltas, prueba cosas nuevas, inténtalo de nuevo. Nunca, NUNCA, se es demasiado mayor para intentar algo El fracaso da miedo y duele mucho pero a veces cuando fracasas es cuando descubres.

¡ Feliz semana!